Así de explendido luce el altar de cultos para el septenario que acabamos de iniciar.